• Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Día de las regiones
Abrir en nueva ventana

Stephen King habla sobre su nuevo libro y su acercamiento a la novela policial

AP/J.P.O.

Mañana el escritor publicará "Later", una historia acerca de una madre soltera que busca acabar un libro póstumo y su hijo, capaz de ver e interactuar con gente muerta.

Stephen King no se considera un escritor de terror. "Mi punto de vista siempre ha sido que pueden llamarme como quieran, siempre y cuando no me reboten los cheques", dijo King a The Associated Press. "Mi idea es contar una buena historia, y si cruza ciertos límites y no encaja en un género particular, está bien", agrega.

Los lectores lo conocen por "Carrie", "El resplandor" y otros éxitos literarios identificados comúnmente como de "terror", pero King ha sentido por años afinidad con otro tipo de historias, desde ciencia ficción y dramas carcelarios, hasta los Medias Rojas de Boston.

En la última década ha escrito tres novelas para el sello Hard Case Crime: "Joyland", "Colorado Kid" y "Later", que se publica esta semana. Le encanta compartir editorial con gigantes que le antecedieron, como James M. Cain y Mickey Spillane, y ama las ilustraciones de portada de viejos libros policiacos en edición rústica, conocidos como "Pulp fiction".

Al mismo tiempo, disfruta escribir historias policíacas que sean más que sólo eso. Su nueva novela tiene mucho misterio, pero como sugiere el narrador, podría ser de hecho una historia de terror. En el libro, Jamie Conklin rememora su infancia, donde fue criado por una madre soltera, una agente literaria de Nueva York. Al igual que otros jóvenes protagonistas de King, Jamie tiene poderes especiales: no sólo puede ver gente muerta, sino que cuando les hace preguntas ellos se ven obligados a contestar con la verdad.

"Later" también incluye a un popular novelista y su libro póstumo y a una detective de policía que por un tiempo es novia de la madre de Jamie.

El autor de 73 años ha escrito decenas de novelas y cuentos, y suele tener tres o cuatro ideas que "están medio cocidas, como un motor sin transmisión". No apunta las ideas porque si algo es lo suficientemente bueno, es poco probable que se olvide, dice.

Para "Later" comenzó con la idea de una agente literaria que necesita terminar el manuscrito de su difunto cliente, y pensó en tener hijo que se comunicara con los muertos. Entonces decidió que la madre también necesitaba compañía. "Y pensé, '¿Sabes qué? Voy a hacer una relación de amor femenino'. Entonces pensé 'policía' y la policía es sucia, así todo cayó en su lugar", dijo.

Más noticias

Más de regiones