• Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

Macron ordena buscar diálogo con "chalecos amarillos" y rayan Arco de Triunfo tras protestas

Agencia Uno

Francia vive uno de los escenarios más complejos del último tiempo, donde los manifestantes piden la salida del mandatario. Hoy, equipos de limpiaza limpian los rayados del monumento parisino, donde también había un popular chilenismo escrito en sus paredes.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ordenó a su primer ministro el domingo que mantuviera conversaciones con líderes políticos y manifestantes, mientras buscaba una forma de salir de las protestas en todo el país que convirtieron París en una zona de batalla; uno de los peores disturbios que la capital ha visto desde 1968.

El malestar comenzó como una reacción contra los aumentos del impuesto sobre el combustible, pero se ha extendido y ha terminado pidiendo la salida del mandatario del cargo.

Y mientras el presidente estaba participando de la cumbre del G20 en Buenos Aires, los “chalecos amarillos” generaron graves daños el Arco del Triunfo y a otras estructuras públicas, en una jornada donde hubo cientos de heridos y 412 detenidos.

“Macron, dimisión” y “Por menos que esto hemos cortado cabezas”, fueron algunas de las frases que se podían leer en el monumento. Incluso, un popular chilenismo (que se aprecia en la fotografía) estaba rayado en sus paredes.

El Gobierno francés no descarta decretar el estado de emergencia después de los graves eventos que tuvieron lugar ayer en París, según comentó hoy su portavoz, Benjamin Griveaux, que aseguró que “todas las medidas deben ser estudiadas”.

“Hay que pensar en todas las medidas que podamos tomar para evitar que este tipo de gravísimas manifestaciones de violencia en la vía pública no se reproduzcan” en la capital, respondió Griveaux al ser preguntado por la emisora “Europe 1” sobre la posible instauración del estado de emergencia.

Una fuente presidencial francesa dijo que Macron no hablará con la nación el domingo a pesar de los pedidos para que ofrezca concesiones inmediatas a los manifestantes, y dijo que la idea de imponer un estado de emergencia no había sido discutida.

La rebelión del "chaleco amarillo" surgió de la nada el 17 de noviembre, cuando los manifestantes bloquearon las carreteras en toda Francia e impidieron el acceso a algunos centros comerciales, depósitos de combustible y aeropuertos. Las autoridades dijeron que grupos violentos de la extrema derecha y la extrema izquierda, así como jóvenes de los suburbios se infiltraron en las protestas del sábado.

Más noticias

Más de regiones