• Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

ONU espera que elecciones en Bolivia sean pacíficas y se respeten los resultados pese fuerte clima de tensión

AP

El secretario de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, instó a los actores políticos y sociales de Bolivia a celebrar elecciones "pacíficas" este domingo y a respetar los resultados en medio de un clima de tensión, al que se ha sumado una denuncia de detención de un legislador argentino.

A un día de los cruciales comicios presidenciales, Guterres reafirmó su apoyo a la aspiración de los bolivianos de realizar elecciones transparentes, creíbles, participativas e incluyentes en un marco de pleno respeto a los derechos civiles y políticos, informó su portavoz Stéphane Dujarric en un comunicado de prensa.

Llamó, asimismo, a que el proceso electoral se desarrolle en un ambiente de paz y que los resultados sean aceptados por todas las fuerzas políticas. El sábado, las boletas, la urnas de votación y otros materiales fueron trasladados a los recintos electorales bajo custodia de la policía y militares sin reportarse contratiempos, informó el encargado de despacho del Tribunal Electoral, Luis Vilca.

En la jornada, mientras tanto, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, denunció en su cuenta de twitter que "legisladores argentinos fueron maltratados al llegar a La Paz para cumplir con sus tareas de veedores de las elecciones del domingo. Es directa responsabilidad del gobierno de facto de Jeanine Áñez preservar la integridad de la delegación argentina".

Fernández no reconoce el mandato transitorio de Áñez, quien asumió después de la renuncia de Evo Morales a la presidencia. El exmandatario está refugiado desde diciembre en Argentina.

La víspera, el diputado Federico Fagioli, de la delegación de parlamentario argentinos -del partido de Fernández- fue retenido, según la defensora del Pueblo, Nadia Cruz.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, negó tal detención, aunque mencionó que se le dijo a Fagioli que no es bienvenido al país porque él ya ingresó al país el año pasado y vino a hacer "injerencia". Fue una referencia a que participó de un informe sobre los conflictos del año pasado que dejaron 36 fallecidos y que cuestiona al gobierno de Áñez.

"Que nos gusten o no. Todos pueden entrar a Bolivia, pero que no hagan injerencia", dijo Murillo. La autoridad enfatizó que Fagioli entró al país tras el pedido del presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Fagioli y otros legisladores argentinos fueron invitados a observar el proceso electoral por Eva Copa, presidenta del Senado, dominado por el Movimiento al Socialismo (MAS), el partido del expresidente Morales.

A Bolivia también arribaron observadores de cinco organismos internacionales, entre ellos de la ONU, la Unión Europea y el Centro Carter.

Las encuestas dan como favorito en las preferencias a Luis Arce, exministro de Economía de Morales, seguido por el expresidente Carlos Mesa, de la alianza centrista Comunidad Ciudadana (CC).

La nación andina vive en un clima de inquietud ante los comicios, lo que generó en días recientes que mucha gente se volcase a los mercados para aprovisionarse ante el temor de posibles conflictos después de la votación.

Bolivia busca zanjar en las urnas la crisis política y estallido social generado a fines del año pasado luego de unas elecciones anuladas por sospechas de fraude, que provocaron la renuncia de Morales y el ascenso del gobierno interino de Áñez.

La pandemia del nuevo coronavirus obligó a suspender en dos ocasiones los comicios, lo que elevó la tensión política y que la campaña estuviese marcada por protestas.
Tendencia en Facebook

Más noticias

Más de regiones