• Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Evo Morales le respondió a Chile y dijo que la demanda por el río Silala "no es artificial"

EFE

El mandatario boliviano insistió con que el torrente es un manantial y que fue creado artificialmente por empresas nacionales chilenas, canalizado por tuberías.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, replicó hoy al Gobierno de Michelle Bachelet que la demanda que su país planteará contra Chile por el uso de las aguas del Silala no es artificial, pero sí lo es hablar de un "río internacional" en esta controversia.

En un acto en la región de Cochabamba (centro), Morales consideró que Chile está "menospreciando" la postura boliviana sobre el Silala al hablar de una "demanda artificial".

"Tal vez para quienes ostentan todavía la mentalidad colonial puede entenderse como una demanda artificial, pero es una demanda de un río artificial hecho por privados chilenos, canalizado con tuberías", sostuvo el gobernante.

Agregó que el Silala "es un manantial, no es un río", como asegura Chile e insistió en que "no es ninguna demanda artificial".

Morales respondió así a una declaración de Bachelet durante su visita a Washington para asistir a la Cumbre de Seguridad Nuclear, en la que habló del respeto a los tratados internacionales y "demandas artificiales", en medio de la nueva controversia con Bolivia.

"Esto exige respetar lo que se ha acordado y no hacer mal uso de los mecanismos que se han diseñado para resolver las diferencias que puedan existir en forma pacífica. El abuso de tribunales internacionales a través de demandas artificiales podría contribuir a erosionar los mecanismos existentes", dijo Bachelet.

La disputa entre Chile y Bolivia sobre las aguas del Silala es antigua, pero hasta el momento se había mantenido en un segundo plano frente a la centenaria reclamación boliviana de la restitución del acceso soberano al mar perdido en una guerra en 1879.

En 2009, ambos países estuvieron a punto de llegar a un acuerdo por el que Chile debía compensar a Bolivia por la mitad del uso de las aguas, mientras se estudiaba una definición de la controversia.

Ambas naciones se culpan mutuamente por el fracaso del diálogo.

El tema cobró relevancia en los últimos días después de que Morales anunciara que su país demandará a Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por lo que considera un uso "abusivo" e "ilegal" de las aguas del Silala durante décadas.

Bolivia demandó en 2013 a Chile ante la CIJ en busca de un fallo que obligue al país austral a negociar el reclamo boliviano de una restitución de la salida al mar pérdida en una guerra en 1879.

Morales viajó esta semana al Silala con parlamentarios, autoridades locales y periodistas para visitar el lugar, situado en la región andina de Potosí, en la frontera con Chile.

En una rueda de prensa, el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, dijo que Chile tuvo respuestas "agresivas, desatinadas y desaforadas" al anuncio de la nueva demanda boliviana.

"¿Acaso nosotros hemos invadido, acaso nosotros hemos robado algo de Chile? Lo artificial es el respeto de parte del Gobierno de Chile a la normativa internacional. Lo artificial es el apego del Gobierno de Chile a una convivencia pacífica, dialogada y hermanada con los pueblos vecinos", afirmó García Linera.
Tendencia en Facebook

Más noticias

Más de regiones