• Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

20 cosas que una pareja fuerte y exitosa nunca haría

Todo se basa en la verdadera confianza, en pequeños detalles y decisiones que hacen que dos personas puedan convivir armónicamente en una relación.

Laura Argintar, una de las editoras del portal de bienestar y vida, Elite Daily, compartió las acciones que las parejas sólidas y consolidadas hacen para mantenerse como una pareja duradera. Expresó que para tomar decisiones que no dañen al otro, hay que ser cuidadoso con sus sentimientos, y al mismo tiempo, ser conscientes de nuestra propia felicidad.

Para determinar esto, afirmó que una pareja verdaderamente fuerte se compone de dos individuos seguros de sí mismos que se permiten ser vulnerables dentro de la relación con la noción de aceptación y tolerancia.

Esto es lo que las parejas sólidas jamás harían:

1- Evitan que el otro se sienta celoso a propósito: cuando se tiene una buena relación con la pareja, donde hay atención y cariño, no hay necesidad de buscar tácticas para insegurizar al otro. Esto es lo que producen los celos, desviar la relación hacia una tercera persona y sembrar dudas en su cabeza.

2- No revisan el celular del otro: jugar a ser un espía buscando señales de un engaño es sinónimo de completa desconfianza. Una vez que se comienza a adoptar esta práctica, la honestidad se pierde y las discusiones empiezan a aparecer descontroladamente.

3- No se dejan estar en la relación: las relaciones generan un vínculo y una dinámica que cuesta trabajo mantener. No siempre todo es color de rosa, de manos tomadas y besos bajo la luna, por eso, las parejas sólidas hacen un esfuerzo día a día para mantener viva la llama del amor. Son agradecidos con su pareja, abren espacios para el crecimiento y dicen “te amo” cuando realmente lo sienten.

4- No comparan la relación actual con un amor del pasado: cuando se cae en comparaciones, siempre hay un ganador y un perdedor, por lo mismo, hay que entender que todas las relaciones son un mundo en sí mismo y no son comparables. Cada pareja entrega algo distinto y lo que hacía especial tu relación pasada puede no manifestarse en la actual, sin esperar que así sea.

5- No ventilan su relación por Facebook: si le das demasiado énfasis a las redes sociales para validar tu relación, probablemente no eres lo suficiente maduro como para estar en una.

6- No insisten en estar todo el día juntos: personas que son seguras de sí mismas no necesitan estar 24/7 con la media naranja. De hecho, buscan no estarlo porque les entrega tiempos de independencia y realización personal. Si tienen actividades e intereses distintos, es mejor realizarlos cada uno por su lado y luego conversar de las experiencias.

7- Evitan enrostrar los defectos del otro: todos tenemos cosas que mejorar, pero sacarlo en cara todo el rato es molestoso y poco sano para una relación. Las parejas verdaderamente fuertes tienden a apoyarse para superar los defectos, en vez de bromear o presionar para ver un cambio.

8- No tratan de cambiar la personalidad del otro: por algo te enamoras de una persona, para quererla y respetarla tal como es. Si lo pensamos como un proyecto que queremos cambiar, no llegaremos muy lejos. Las parejas sólidas se quieren como son, sin tratar de hacer que la pareja sea alguien que no es.

9- No son competitivos entre sí: hay una diferencia entre desafiar a tu pareja y competir contra ella. En el primer caso se estimula un cambio positivo que genera crecimiento, y en el segundo, alguien siempre termina perdiendo. Por lo mismo, hay que entregar, proponer y desafiar de manera desinteresada y sin esperar ser mejor o peor que el que te acompaña.

10- No se ponen restricciones: las reglas y prohibiciones hacen que las relaciones no se desarrollen sanamente porque se limitan acciones individuales a causa de caprichos personales.

11- No disfrazan sus palabras: las parejas sólidas se dicen las cosas como son, incluso si a veces un comentario es crudo. No endulzan el lenguaje por miedo a herir al otro, sino que van de frente y son directos con lo que piensan.

12- Nunca insultan a la familia del otro: Argintar comenta que “sentir que está bien insultar a la familia de tu pareja es como pensar que es aceptable hacer comentarios de su peso y contextura”.

13- No necesitan saber dónde está el otro todo el tiempo: el contacto constante no es necesario en una pareja sólida, pues generan un balance entre los tiempos propios y los del otro.

14- No necesitan emborracharse para gustarse más: pueden disfrutarse mutuamente estando completamente sobrios.

15- No tienen una relación asfixiante: el hecho de pasar todo el día con tu pareja no te hace tener una relación sólida, sino que todo lo contrario. La habilidad de sociabilizar y salir con tus amigos, familia y conocidos, hace que tus lazos amorosos se fortalezcan porque les da el tiempo para echarse de menos.

16- Nunca se niegan contacto físico: el componente sexual es muy importante en una pareja sólida, por eso si el lazo es sólido, será muy difícil resistir a su tentación.

17- Nunca expondrían públicamente a su pareja: para Argintar, “humillar a tu pareja – sobre todo delante de otras personas – es motivo de ruptura. Hay una manera buena de expresarse, y otras que no”.

18- No comparan su relación con las de otros: no hay una sola forma de amar a alguien, por lo mismo, cuando hay comparaciones con otras formas, todo termina mal. Las parejas fuertes lo son porque no basan su amor en estándares establecidos por la sociedad. Se enfocan en sí mismos y se intentan superar dentro de sus cuatro paredes.

19- No se enojan sin explicar por qué: las reacciones caprichosas y pasivo-agresivas nunca funcionan bien. Las parejas exitosas son capaces de conversar lo que sienten sin miedo de las reacciones que pueda provocar. Una comunicación transparente y honesta es siempre mejor que la ley del hielo o las miradas enjuiciadoras.

20- No se van a dormir solos: “Incluso si no están físicamente juntos, están juntos en sus corazones”, precisa Argintar.

Más noticias

Más de regiones