• Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

Ex pareja le habría sacado los ojos con una llave a Nabila: quedó en prisión preventiva

Juez determinó que Mauricio Ortega cumpla la medida cautelar en Chile Chico tras formalización por femicidio frustrado y 90 días de investigación. Defensa aseguró que imputado estaba "demasiado borracho" como para haberle sacado los globos oculares con la "pulcritud" con que se realizó el macabro hecho.

En prisión preventiva mientras duren los 90 días de la investigación quedó Mauricio Ortega (41), quien este mediodía fue formalizado por femicidio frustrado contra Nabila Rifo, brutalmente atacada la madrugada del sábado en Coyhaique, agresión en que incluso le arrancaron los ojos.

Lee también: Comunidad de Chile Chico impidió ingreso a la cárcel del presunto agresor de Nabila Rifo.

El juez Mario Devaud dijo que la decisión fue porque existen dudas sobre la configuración de un segundo delito de "lesiones gravísimas" solicitado por el fiscal. Ortega cumplirá la medida cautelar en Chile Chico, luego que la defensa acusara amenazas.

Cerca de las 11:00 se le trasladó al Juzgado de Garantía de Coyhaique, ocasión en que fue increpado por vecinos, dijo que era inocente y que "ellos (los hijos que tuvo con la víctima) confían en mí".

El fiscal jefe de Aysén, Pedro Salgado, expuso cómo ocurrieron los hechos según testigos. Afirmó que a las 6:02 de la mañana del sábado 14 de mayo, un vecino del sector escuchó gritos de una mujer, pensando que estaba borracha. Al mirar en detalle, vio a una mujer en el suelo y a una persona, caminando en dirección al oriente, tras lo cual llamó a Carabineros.

La mujer estaba con signos de hipotermia, con múltiples fracturas, pérdida de masa encefálica, de dientes y le habían arrancado los ojos. Según la Fiscalía, si no se le hubiese prestado el correcto auxilio, habría fallecido en 12 horas.

Al llegar Carabineros al lugar, se encontró a un costado de la víctima una llave de color negro de un vehículo Suzuki, lo que permitió llegar al domicilio de Mauricio Ortega, pues correspondían a un auto estacionado fuera de la propiedad del imputado, lugar donde vivía él, la víctima, el padrastro de Ortega y los cuatro hijos de Nabila. Los dos últimos los tuvo con Ortega.

El fiscal Salgado dijo que según los testigos interrogados se determinó que la noche del ataque, Mauricio Ortega comenzó a tomar desde temprano y habían dos personas más en la vivienda donde vive con Nabila Rifo y los cuatro hijos de ambos.

Cerca de las cuatro de la mañana se inició una violenta discusión entre el imputado y Nabila Rifo, donde Ortega intentó golpearla siendo contenido por dos de sus amigos que estaba en el lugar. Ella lo acusó de deberle plata y él le contestó que era una malagradecida.

El fiscal regional señaló que uno de los menores presenció agresiones de Ortega a Nabila Rifo tras lo cual llamó a Carabineros y un pariente, que llegó a la casa y sacó a los cuatro niños. Los amigos del imputado se fueron a eso de las 5.30 de la mañana, cuando supuestamente Ortega estaba más calmado.

Según el Ministerio Público, se separa en dos momentos la agresión de Ortega hacia Nabila Rifo. Primero los golpes en el cráneo con un bloque de cemento, lo que configura el delito de femicidio frustrado. Luego el imputado volvió y le sacó los ojos con una llave o un elemento similar con el sólo objetivo de causar daño permanente, lo que constituye delito de lesiones graves y gravísimas. Debido a lo anterior el persecutor solicitó prisión preventiva para el imputado.

La defensora pública de Mauricio Ortega, aseguró en la audiencia que las características del agresor que hacen los testigos, no calzan con su representado. Al mismo tiempo señala que el nivel de ebriedad que habría tenido el imputado no se condice con la pulcritud del ataque a los ojos de Nabila Rifo.

La defensa cuestionó las pruebas presentadas por la Fiscalía y aseguró que no es correcto que se presenten dos delitos, argumentando que hay un "error en la calificación jurídica".

EL CASO

El hombre es padre de los dos hijos menores de la mujer agredida y fue detenido en la casa de una hermana suya, en el kilómetro 10 del Camino Las Bandurrias, en la misma ciudad.

El caso se mantuvo tres días sin detenidos, lo cual hizo perder la paciencia a la madre de Nabila, Noelia Ruiz, quien ayer a las 20:30 aproximadamente, habló con CHV, por considerar que su hija no tendría justicia. Más tarde, a las 23:30, Ortega estaba siendo detenido.

Ruiz afirmó que el fiscal le había pedido no hablar con la prensa y no contar lo que finalmente reveló: que el día del ataque (madrugada del sábado), el hijo mayor de Nabila, de 14 años, llegó corriendo a su casa pidiendo ayuda porque Ortega habría estado golpeando a su madre. Ruiz fue a la casa y taller mecánico del hombre (donde según la primera versión se había hecho una fiesta) y él no la dejó entrar ni llevarse a su hija, pero le entregó a los otros tres hijos de la mujer y ella se los llevó. Ruiz aseguró que los niños le contaron esto al fiscal.

Una hora después, el padrastro de Ortega, que vive al lado del sospechoso, llegó a la casa de Ruiz. Ahí, relató ella, le contó que su hija estaba desaparecida y que también había desaparecido un auto. "El no quería que yo fuera, pero fui igual", contó la mujer. Al llegar al lugar del suceso, se encontró con las policías.

Nabila Rifo fue hallada en la calle, a pocos metros de la casa de Ortega y con las llaves de un auto a un costado. La joven tenía diversas fracturas en el cuerpo, rostro y cabeza. Incluso perdió masa encefálica y dientes. Además, sus globos oculares habían sido removidos.

Pese a que la agresión duró varios minutos y fue en la vía pública, ningún vecino intervino. Adolescentes que estaban jugando videojuegos en una casa de la misma calle, escucharon gritar a Nabila esa madrugada. Uno quiso salir, pero según relataron fuera de cámara a CHV, el resto del grupo se lo impidió por temor. En lugar de ello, decidieron llamar a Carabineros. El furgón policial llegó, pasó por alto el cuerpo de Nabila en la vereda y los chicos salieron a buscar a los uniformados. Ahí se dieron cuenta de la magnitud de la agresión.

En estos momentos la joven de 28 años permanece internada en la Unidad de Cuidados Intensivos de la ex Posta Central en Santiago y permanece estable, pero en riesgo vital. Hoy la visitó la Presidenta Michelle Bachelet.

En 2015, Ruiz había denunciado a Ortega por violencia intrafamiliar luego de que entrara a la fuerza y con un hacha a la casa familiar y amenazara a su hija de muerte. Nabila Rifo no fue a ratificar la denuncia, la cual terminó con la suspensión del procedimiento a cambio de que Ortega se sometiera a un tratamiento de control de impusos, cosa que nunca hizo.

Anoche se realizó una velatón en Puerto Aysén pidiendo "Justicia para Nabila", bajo la consigna "Ni una menos".

Más noticias

Más de regiones