• Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

Rolando Jiménez: "Vamos a demostrar que hubo brutal vulneración de DD.HH."

El reconocido dirigente del Movilh detalló su versión de lo ocurrido en el restaurante Piccola Italia con Carabineros. Tras el control de detención quedó sin medidas cautelares.

Rolando Jiménez, el reconocido dirigente del Movilh, quedó en libertad y sin medidas cautelares tras ser detenido en un confuso incidente con carabineros ocurrido en el restaurant Piccola Italia de Santiago.

Tras el control de detención se decretó un período de investigación de 90 días para el caso, y fue en esa instancia que el medio Emol entrevistó al rrostro de la agrupación que lucha por los derechos de la comunidad LGTBQ+.

En la conversación Jiménez manifestó que "Estamos satisfechos, vamos a defendernos. Vamos a demostrar que aquí hubo una brutal vulneración de derechos humanos fundamentales", y agregó que "Yo fui a prestar auxilio a una pareja que estaba siendo discriminada y violentada por carabineros".

Sobre lo ocurrido indicó que el "llego a la Picola y pregunto: '¿Quién está a cargo de este operativo?' Tras esto, escucho que alguien dice: '¿Y quién es este viejo?' (...) Ahí me presento y les digo que me parece que están agrediendo de manera gratuita, están haciendo una acción que no corresponde, por lo tanto voy a denunciar su vulneración de procedimientos policiales".

En el mismo dialogó Jiménez añade que "Le digo que hago clases en la Escuela de Carabineros sobre derechos humanos y diversidad sexual", a lo que le responden que no hay relevancia en ese hecho.

"Después de eso el carabinero se da cuenta que Gonzalo (uno de los implicados en el incidente) estaba grabando y se abalanza sobre él para quitarle el celular. Simultáneamente veo que a Ramón (otro protagonista) lo tiene del cuello un carabinero y le estaba pegando con los puños en la cabeza", añadió el dirigente del Movilh.

Posteriormente uno de los carabineros le exige que se lance al suelo y "de repente me toman por el cuello (...) Me empieza asfixiar y en la desesperación, como estaba sin oxigeno, le boté el reloj de pulsera". Termina su narración diciendo que "cuando se dio cuenta que se cayó el reloj, me saca el brazo del cuello y (...) cuando se me va a tirar encima a pegarme, alguien interviene".

Más noticias

Más de regiones