• Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
    Abrir en nueva ventana

    Defensa de sacerdotes imputados en caso La Familia: “Se parece al caso Spiniak”

    El defensor de los 12 sacerdotes imputados en el caso La Familia, Víctor Providel, jefe de estudios de la Defensoría Penal de Rancagua, apunta a la sobrerreacción de la Fiscalía y la opinión pública frente a una única denunciante.

    El jefe de estudios de la Defensoría Penal Pública de la Sexta Región, Víctor Providel, se refirió esta mañana a los avances del caso donde hace dos semanas fueron sobreseídos tres de los 12 imputados, estableciéndose que no había indicios de una asociación ilícita destinada al abuso de menores, tal como se informó inicialmente.

    En entrevista con Radio Universo relató que “cuando comienzan a realizarse investigaciones al obispado de Rancagua con medidas intrusivas, con incautación de documentación, se acerca un grupo de sacerdotes a nosotros que estaban suspendidos en ese momento eclesiásticamente, aproximadamente 11 de ellos, y nos solicitan apoyo jurídico en la Defensoría Penal Pública puesto que estaban también ellos siendo citados ante la fiscalía, a prestar declaraciones ante el OS-9 en calidad de imputados”.

    “Esta investigación comienza con la denuncia de Elisa (Fernández), que ha aparecido públicamente en el reportaje de Canal 13, ella realiza la denuncia en el mes de marzo y define que hay una jerarquía, una organización. (…) Esta denuncia la hace paralelamente y cuando sale el programa, declara ante el Ministerio Público y** la Fiscalía Regional de O´Higgins va al tribunal de Pichilemu y señala textualmente que se trata de un grupo de sacerdotes católicos dedicada a la comisión de delitos sexuales contra menores de edad y pide interceptaciones telefónicas, seguimientos, agentes encubiertos. Policías que simularon ser fieles, que se confesaron”.**

    “Se le cuenta al tribunal una historia muy dramática (…) es por eso que el tribunal, razonablemente, le entrega todas las herramientas al Ministerio Público (…) y no hay nada. De hecho, luego de una serie de investigaciones, de diligencias, el mismo OS-9 empieza a determinar que hay conductas que pueden estar reñidas con la norma eclesiástica, con normas éticas, pero no logra descubrir delitos”,agrega. “Luego se seis meses decidimos tomar la iniciativa, los sacerdotes estaban suspendidos de sus cargos eclesiásticos, estaban (supuestamente) vinculados a una red de abuso sexual de menores, estábamos convencidos de que no existían delito así que levantamos la audiencia en el juzgado de Garantía de Pichilemu respecto de los 12, y el tribunal conjuntamente con el Ministerio Público señalan que respecto de tres de ellos, no hay delitos. Fue sumamente claro y además, el Ministerio Público reconoce públicamente que esta organización denunciada originalmente y que dio origen a todas estas medidas intrusivas, no existe. No existe La Familia, no existe La Cofradía, no existe una red de protección al interior de la Iglesia Católica, por lo tanto la investigación va cayendo a medida que avanzan pruebas”.

    ¿Y La Abuela?

    Providel también señaló que en la audiencia, realizada hace dos semanas en Pichilemu, también se estableció que la figura de ‘La Abuela’ tampoco existe. “En toda la investigación, tanto en los escritos que presenta el Ministerio Público como en las declaraciones de esta testigo clave, Fernando Armijo, que era el sacerdote que estaba vinculado como jefe de toda esta organización criminal, era ‘La Abuela’ y el Ministerio Público se allana al sobreseimiento definitivo de Fernando Armijo porque considera que no hay delito y que no es el líder de ningún tipo de organización. Quedó libre”. “Es más fuerte que una sentencia absolutoria, se acredita absolutamente que no hay delito”.

    Agregó que “como abogado, creo que el MP antes de haber solicitado al tribunal todas estas medidas intrusivas que iban en contra de la privacidad de estas personas, (…) con la sola denuncia de Elisa Fernández, yo hubiera realizado una investigación previa (…) para tener mayores elementos antes de entrar en la privacidad y la intimidad”.

    Providel dijo que la sobrerreacción ante el caso La Familia es similar a lo ocurrido en el caso Spiniak en 2003. “En el caso Spiniak era un grupo de políticos y empresarios que se dedicaban a una red de protección infantil. Acá es un grupo de sacerdotes que contaban con protección, medios económicos, impunidad respecto de los miembros de la iglesia católica… Las historias se parecen y reconozco que la historia es muy vendible, es muy atractiva, más aún en el Estado que está la Iglesia actual”. Sin embargo, señaló que espera mayor razonabilidad en la investigación y que “ya se están notando avances, el sobreseimiento definitivo es un primer paso para restaurar la dignidad de todos y cada uno de nuestros representados”.

    Escuchas

    Sobre si se indaga encubrimiento de parte de las autoridades eclesiásticas, Providel señaló que la máxima autoridad en Rancagua, monseñor Alejandro Goic, “ha sido citado en carácter de testigo, no en calidad de imputado. A diferencia de monseñor Ricardo Ezzati que está involucrado con otra investigación (ex canciller del Arzobispado de Rancagua, Oscar Muñoz)”.

    Ante la consulta de qué es lo que sí admiten los curas, respondió que existen “conductas que deberán ser explicadas al interior de una investigación eclesiástica o frente a la comunidad religiosa. Situaciones en las cuales las escuchas telefónicas dan cuenta de relaciones sentimentales, más íntimas con determinadas personas, todas mayores de edad”. Agregó que el Ministerio Público ha tenido a la vista todos los antecedentes, escuchas y seguimientos y que aún no se ha formalizado a ningún sacerdote.

    En esta línea, dijo que las supuestas víctimas han sido citadas a declarar, pero que ninguna ha acusado a los imputados. Señala que todas han dicho que “nunca he sido abusado, nunca he sido violada, (…) que eran relaciones consentidas”. Providel dijo que el Ministerio Público indaga si existe temor a la autoridad o abuso de poder para no denunciar, por lo que la fiscalía ha dicho que “necesita indagar más”, pero advirtió que las diligencias seguirán descartando que haya delitos.

    “No hay víctimas identificables. No hay ninguna víctima que diga que efectivamente haya sido avisada por estos sacerdotes”, acotó.

    Facebook falso

    Frente a los mensajes del sacerdote de Paredones, Luir Rubio, quien enviaba fotos desnudo por Facebook a un joven adolescente tal como se vio en el reportaje de Canal 13, el defensor señaló que “ese menor nunca existió, es un perfil falso que ella (Elisa) se crea”, lo que dificulta establecer la existencia de delito pues no existe una víctima real.

    Rubio, en todo caso, es uno de los 9 sacerdotes que sigue como imputado en la causa.

    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más de regiones