• Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Día de las regiones
Abrir en nueva ventana

La nuevas normas del Papa para combatir los abusos en la Iglesia

Dentro de las medidas está aumentar la vigilancia sobre obispos y superiores religiosos.

El papa Francisco emitió este jueves un documento titulado Vos estis lux mundi (vosotros sois la luz del mundo), donde se establecen nuevas normas para combatir los abusos sexuales cometidos por religiosos al interior de la Iglesia; entre ellos, una vigilancia más estrecha a los obispos y superiores religiosos.

En el texto, que debería comenzar a implementarse a partir del 1 de junio, se establecen los mecanismos a seguir en la investigación contra sacerdotes, obispos y otros responsables religiosos; no solo en el caso de abusos cometidos por ellos mismos, sino también en el caso de omisiones.

Asimismo, se define el encubrimiento como un delito "que consisten en acciones u omisiones dirigidas a interferir o eludir investigaciones civiles o investigaciones canónicas, administrativas o penales, contra un clérigo o un religioso”, equiparable al de abuso, cosa que no estaba contemplada con exactitud.

En el nuevo reglamento también se establece que deberá conformarse una oficina eclesiástica en todas las diócesis del mundo, que sean de "fácil acceso al público".

Además, se exige a todos los religiosos y religiosas informar “con prontitud” las denuncias de abusos o de encubrimiento; no solo contra menores de edad. También pide incluir los delitos que afecte a adultos como violencia infringida por clérigos, acoso, pornografía infantil, entre otras.

También, la Iglesia demanda que las investigaciones por casos de abusos por parte de religiosos, sean resueltas en un plazo de 90 días.

Según Bergoglio, estas nuevas reglas se estipulan luego de cumbre de obispos para tratar las denuncias y abusos cometidos por religiosos al interior de la Iglesia, particularmente contra menores de edad, en febrero de este año.

En el texto se dirimen las normativas para las investigaciones contra altos jerarcas de la Institución, en el caso de que ellos mismos sean los implicados en el caso de los delitos antes mencionados.

De acuerdo al prefecto de la Congregación para los Obispos, el cardenal Marc Ouellet, con este cambio “no se pide a los obispos más de lo que ya se ha pedido durante años a los sacerdotes”, según información de El País.

Más noticias

Más de regiones