• Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

Madre e hija asesinan a joven embarazada y retiran al bebé de su vientre con la intención de criarlo ellas

Marlen, de 19 años y con nueve meses de embarazo, fue contactada por las dos mujeres en un grupo de Facebook de ayuda a mujeres en proceso de gestación, quienes le ofrecieron apoyo gratuito. La autora del asesinato llevaba fingiendo un embarazo desde el 2018, tras la muerte de otro hijo, y pretendía quedarse con el bebé ajeno para criarlo como si fuera suyo.

El hecho que conmociona al mundo ocurrió en el barrio de La Villita, en el sur de la ciudad de Chicago.

Marlen Ochoa-López, una adolescente de tan solo 19 años y con 9 meses de embarazo se le vio por última vez con vida cuando salió de la escuela Secundaria Alternativa Latino Youth el pasado 23 de abril de 2019. La mujer, de origen mexicano, llegó a Estados Unidos cuando era una niña pequeña y ese día tendría que haber recogido a su hijo de tres años en el jardín infantil, después de la escuela, pero nunca llegó.

Acorde a la Policía y familiares, la víctima había conocido a sus asesinas a través de un grupo de Facebook, ahora cerrado, cuyas integrantes dan apoyo a madres en gestación.

La joven respondió el pasado mes de marzo un post de ese mismo grupo en el que se ofrecía ayuda gratuita para quienes dieran a luz en mayo. En esa línea el bebé de Ochoa-López tendría que haber nacido el pasado 5 de mayo y por lo mismo la víctima contestó al post.

En definitiva la joven embarazada fue en reiteradas ocasiones a la casa de Clarisa Figueroa para recoger ropa y utensilios para su futuro bebé, siendo la última ocasión el 23 de abril, cuando fue asesinada y el bebé retirado de su vientre.

Según ha revelado la investigación del caso Figueroa llevaba fingiendo un embarazo desde finales del 2018, mostrando en redes sociales imágenes de ecografías y fotos de la futura habitación del bebé. La mujer habría realizado el anuncio de su falso embarazo poco después de perder por causas naturales a un hijo en edad adulta.

El novio de Clarisa, Piotr Bobak, de 41 años de edad, está acusado de ayudar a ocultar el homicidio, en tanto que Figueroa, de 46 años de edad, y su hija de 24 años, Desiree, enfrentan cargos de homicidio en primer grado por la muerte de la joven.

Acorde a la policía Desiree confesó que ayudó a su madre a asesinar a la víctima, quién fue estrangulada con un cable. Tras el asesinato, Clarisa Figueroa llamó al teléfono de emergencia 911 para avisar que el niño recién nacido tenía problemas para respirar. El bebé fue transportado en estado crítico a un hospital cercano, donde actualmente se encuentra en cuidados intensivos y con daños cerebrales. Tanto el cuerpo de la joven como el arma homicida fueron encontrados en la vivienda.

En una primera instancia Desiree Figueroa declaró a los agentes que su madre había dado a luz al bebé, aunque luego las pruebas de ADN confirmaron que el recién nacido es hijo de la víctima, y de su esposo, Yovani López.
Tendencia en Facebook

Más noticias

VIDEOS

ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

Más de regiones