• Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Día de las regiones
Abrir en nueva ventana

La transformación digital en todo el país no puede esperar

No es posible quedarse atrás en materia de upgrade tecnológico. Los procesos de una empresa deben repensarse y avanzar en un camino que traerá beneficios productivos y les permitirá ser más competitivos.

Los efectos de la llamada cuarta revolución industrial los percibimos en nuestra vida diaria, en el trabajo, en la forma de relacionarnos, de adquirir un producto y comunicarnos. Pero estos cambios se gestan a nivel industrial y es ahí donde se presentan diversos desafíos que las organizaciones deben enfrentar. La digitalización de los procesos productivos en una organización, por estos días es la llave maestra para lograr mayor competitividad. Quienes lideran las empresas lo saben, pero no todas están logrando implementarla. El estudio de la firma de consultoría y auditoría EY “Principales desafíos de las empresas en Chile”, estableció que el 60% de las empresas cree que la digitalización es clave para su industria. Sin embargo, sólo un 24% lo asume como prioridad, anteponiendo otros temas como la optimización de costos o el aumento de la productividad, aun cuando los expertos establecen que justamente para mejorar la productividad se deben implementar procesos digitales. OPORTUNIDADES Una de las razones por las que muchas organizaciones no digitalizan sus procesos es porque no logran ver sus beneficios a mediano o largo plazo. Williams Calderón, académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile y subdirector del Programa de Innovación en Manufactura Avanzada, afirma que “si bien puede haber brechas de costos que impiden la digitalización, para las organizaciones con recursos moderados esto no es prohibitivo, su brecha está más por el lado de los recursos humanos”. En este sentido, el académico explica que el proceso de digitalización a nivel productivo requiere de un análisis de información acabado para sacar el mayor provecho posible. “No basta con ponerle un sensor a una máquina, por ejemplo. Hay que analizar esa información que provee, darle inteligencia y procesarla. En las compañías más tradicionales, muchas veces no cuentan con personal formado que tenga la capacidad de procesar esa información y sacar conclusiones”, afirma. Actualmente, se estima que dos tercios de las empresas chilenas no están digitalizadas. Así lo reafirmó el último estudio de Evolución en la Transformación Digital realizado por PMG Chile y la Cámara de Comercio de Santiago, el que señala que el 65% están en niveles 1 y 2 de un total de 5. Esto significa que no están incorporando nuevas tecnologías que les permitan hacer más eficientes sus procesos productivos y, por lo tanto, están siendo menos competitivas. “La digitalización es imprescindible porque aumenta la competitividad de las industrias. Es un tractor para aumentar la innovación y competitividad. No se puede descartar que Chile se pueda transformar en un proveedor de soluciones para para otros países de la región. Pero esto no es algo que se compre y se use al tiro”, comenta el profesor Williams Calderón.

Más noticias

Más de regiones