• Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Recomiendan que la mochila debe ser sin ruedas y no pesar más del 10% de los kilos del niño

Camila Infanta S.

Traumatóloga infantil asegura que comprar zapatos "crecedorcitos" no es aconsejable, pues puede provocar accidentes completamente evitables. Agrega que para evitar daños en la columna, el bolso debe ser transportado en ambos hombros.

Con un frenesí diferente al de otros años, ante la incertidumbre de la modalidad de clases que se realizará este 2021, las compras colegiales ya están bastante instaladas en el país. Sin embargo, con el foco puesto casi en su totalidad en el avance del coronavirus, se pasan por alto algunos riesgos que se podrían evitar adquiriendo los artículos correctos.

La traumatóloga infantil de Clínica MEDS, Constanza Ramírez, explicó que la elección de la mochila y los zapatos cobra mucha importancia, pues se usarán todo el año y deben ser cómodos para evitar lesiones.

En el caso de la mochila, la especialista recomendó que ésta se use en ambos hombros, con el peso equilibrado, y evitando los bolsos con solo un tirante, pues pueden traer problemas a la columna.

"Idealmente además que los tirantes de la mochila sean acolchados y hay que tener en cuenta que la recomendación de peso máximo que debe cargar un escolar es el 10% de su peso. Vemos muchas veces a niños cargando mochilas mucho más pesado que eso", dijo la traumatóloga.

Y aunque sobre todo en los niños más chicos, por lo general, los padres optan por mochilas con ruedas, la especialista no las recomienda. "Las mochilas con rueditas, si bien nos permiten disminuir la parte del peso, tienen el problema de que el niño al llevarla va encorvado, con la mochila siendo llevada en un solo lado", indicó.

Ramírez agregó que además en estos casos, y cuando los niños asisten a clases en un segundo o tercer piso, deben cargarla. "Ahí nuevamente debemos considerar que esa mochila debe ir en la espalda, sobre ambos hombros y con un peso que no sea superior al 10% del peso del estudiante", afirmó.

¿Crecedorcitos?

Pensando que la mayoría de la oferta de uniformes está disponible sólo durante febrero y marzo, muchos padres optar por comprar una talla más de la habitual, considerando que sobre todo los niños y adolescentes tienden a crecer rápidamente.

La traumatóloga aconseja no llevar esa práctica a los zapatos, pues "el calzado debe ser cómodo y para el pie del niño. El calzado crecedor no es adecuado porque no es cómodo. Además, deben ser anchos en la zona de los dedos del pie y no debe apretar", explicó la especialista de Clínica MEDS.

Agregó que los zapatos tienen que ser blandos en la zona del talón, porque es una zona muy frecuente de dolor en los niños y adolescentes, y la suela del zapato no se debe deslizar.

"Un zapato con una suela que desliza es un factor de riesgo para accidentes. Por otra parte, el contrafuerte del zapato, es decir, la parte que va en el talón debe ser firme. No es necesario que el zapato tenga una caña alta, pero sí que la zona del talón sea firme y eso significa que yo no lo pueda doblar con un dedo. Si esta zona no es firme, hay menos estabilidad y mayor riesgo de lesiones", advirtió la especialista infantil.

Más noticias

Más de regiones