• Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Día de las regiones
Abrir en nueva ventana

Rusia: El equipo de Navalni convoca nuevas protestas para el miércoles

El opositor a Putin se declaró en huelga de hambre a finales de marzo, para denunciar su estado y reclamar la visita de un médico. Desde entonces, sus aliados han alertado de que su situación ha empeorado, hasta el punto de que sufriría parálisis parciales.

Las personas que colaboran con el opositor ruso Alexei Navalni, en prisión desde enero, han anunciado la convocatoria de nuevas protestas para el próximo miércoles. El disidente lleva dos semanas en huelga de hambre para protestar por la falta de atención médica adecuada.

La convocatoria, publicada este domingo, se plasmará el miércoles por la tarde en diversas ciudades de todo el país. "Hay circunstancias que nos obligan a actuar rápidamente para evitar un daño irreparable", advierten.

Unas 457.000 personas se han sumado a la convocatoria hasta el momento a través de la web de Navalni. El equipo de Navalni informó en un primer momento de que esperarían a contar con 500.000 apoyos para convocar la protesta, pero ante el empeoramiento de la situación han decidido adelantarse.

Este mismo sábado han informado de un empeoramiento de la salud de Navalni y de que temen por su vida. La directora de los médicos aliados de Navalni, Anastasia Vasilieva, ha publicado una copia de los resultados de sus análisis de sangre que mostraban lo que, según ella, eran niveles "críticos". "Esto significa que hay un fallo renal que puede llevar en cualquier momento a una grave alteración de su ritmo cardíaco", ha dicho en su Twitter.

Frente a esto, la portavoz de Navalni, Kira Yarmysh, ha mostrado en una publicación de Facebook su preocupación. "Alexey se está muriendo ahora. Dado su estado, es cuestión de días", ha dicho.

Navalni fue detenido el 18 de enero a su llegada al aeropuerto de Moscú por incumplir la libertad condicional tras pasar meses en Alemania recuperándose de un envenenamiento --del que el destacado opositor culpa directamente al presidente del país, Vladimir Putin--, a lo que ha sucedido la represión de protestas a su favor y la detención de miles de manifestantes.

Navalni se declaró en huelga de hambre a finales de marzo, para denunciar su estado y reclamar la visita de un médico. Desde entonces, sus aliados han alertado de que su situación ha empeorado, hasta el punto de que sufriría parálisis parciales.

El Gobierno ruso ha negado que se le esté dando un trato degradante a Navalni y ha defendido que recibe la misma atención que el resto de presos. El Kremlin llamó a respetar las "reglas" para este tipo de casos, después de que activistas opositores denunciasen el deterioro del recluso e impedimentos para poder verlo.

Más noticias

Más de regiones