• Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

PRODEMU llama a los padres a cumplir su rol los 365 días del año

La Fundación para la Promoción y la Desarrollo de la Mujer (PRODEMU) hizo un llamado a los padres a generar relaciones de igualdad, compartiendo responsabilidades de forma respetuosa y no violenta, para así crear un entorno protector en el hogar.

En los días previos a la celebración, la segunda en pandemia del día del padre, PRODEMU llama a reconocer a aquellos que son responsables en el cuidado y crianza de sus hijos e hijas, a quienes asumieron los desafíos en la educación debido al cierre de los colegios y a los aprendizajes que la pandemia trajo consigo. En su mayoría jóvenes, las nuevas paternidades o cambios en el rol de los padres, permite que estos se involucren con sus hijos e hijas a niveles más afectivos y cercanos de cómo lo hicieron con sus propios padres, actuales abuelos de aquellos hijos e hijas.

Por el contrario, en hogares donde la corresponsabilidad no está presente, las tareas de cuidado son ejecutadas solo por mujeres, siendo los padres meros espectadores de las tareas y dinámicas familiares que se dan dentro del hogar. Además, con la pandemia los hogares se han convertido en el espacio donde todo ocurre: educación, socialización y trabajo productivo; lo que ha exacerbado la crisis de los cuidados, generando una sobrecarga en las mujeres con consecuencias para su salud mental.

En PRODEMU, Fundación para la Promoción y Desarrollo de la Mujer, buscamos aumentar la autonomía de la mujer mediante un proceso de empoderamiento personal. En este proceso, es fundamental la promoción de la comunicación, el buen trato, la corresponsabilidad al interior de la familia y fortalecer las habilidades parentales. “Los padres comprenden que ellos también son parte del desarrollo de sus hijos e hijas, que el juego, el afecto y el diálogo son indispensables para que los niños y niñas crezcan felices, seguros y seguras, por lo que su aporte no es una ayuda, sino que la paternidad es un trabajo durante los 365 días del año”, señaló la directora nacional de PRODEMU Paola Diez Berliner.

Sin embargo, hay muchos padres que no cumplen con eso ni tampoco ni con el pago de las pensiones de alimentos, por eso existe el Registro Nacional de Deudores de Pensiones, que se aprobó el 2 de junio en la Cámara de Diputados. Las pensiones de alimentos son un derecho de los hijos hasta los 21 años, y 28 años en caso que estén estudiando, de recibir por parte del padre o madre que no tiene el cuidado personal (tuición).

Hasta antes de este proyecto, este tema se consideraba como un problema privado entre dos particulares (padre y madre) dejando de lado que se trata de los derechos de niños y niñas a recibir lo que necesitan para su alimentación, estudios y abrigo.

La entrega del 10% de los fondos previsionales mostró una cara oculta de esta realidad al interior de muchas familias. Según cifras del Poder Judicial, entre el 28 y el 31 de julio del año pasado, llegaron más de 210 mil solicitudes de ese tipo. Lo que da cuenta que el importante porcentaje de pensiones de alimentos impagas afecta la realidad económica de la misma cantidad de mujeres, llevándonos al problema de la feminización de la pobreza.

La creación de este registro articulará un sistema de medidas e inhabilidades a aquellos padres deudores, que estimulará una actitud más colaborativa por parte del deudor de alimentos y en el futuro, un cambio cultural que tendrá como consecuencia alivianar la actual carga de las madres, no solo en el sostenimiento de la vida de sus hijos e hijas, sino que también en el proceso de cobro que incluye costos por representación legal que, con este registro, también pasa a asumir el padre deudor.

“Creemos que esta ley buscar promover el principio de corresponsabilidad de padres y madres en relación al cuidado de los hijos e hijas, fortalecer el rol del Estado en asegurar el pago de las pensiones y la eliminación de la violencia económica por concepto de alimentos”.

Más allá de la ley, el cambio cultural está sucediendo y las nuevas generaciones tienen la oportunidad de ser diferentes, de estar involucradas y en relaciones de igualdad. Compartir responsabilidades de forma respetuosa y no violenta, es la mejor manera de crear ese entorno protector en el hogar que todos los niños y niñas merecen.

“Buscamos que en los próximos años tanto las celebraciones del día de la madre, del padre o bien de las familias, incluyan estas reflexiones que nos permitirán avanzar en eliminar las desigualdades históricas entre hombres y mujeres”, finalizó Paola Diez.

Más noticias

Más de regiones