• Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

Orrego revivirá proyecto para reformar la Alameda que incluía convertir Plaza Italia en una explanada

Diego Gotelli C.

El gobernador de la RM que asume su cargo este miércoles anunció el reimpulso del "Nueva Alameda-Providencia" y prometió en sus primeros 100 días avanzar en apoyo a pymes y en conectividad de internet. También aspira a tener el control del transporte público.

Una ceremonia "sencilla" por la pandemia, pero con un "toque ciudadano" está planificando Claudio Orrego para este miércoles, cuando asuma como el primer gobernador regional metropolitano. Las últimas semanas del exintendente se han centrado en reuniones, tanto para organizar el acto como para conformar equipos y definir su programa para sus primeros días.

"Esto no solamente es asumir un cargo, es crear una institución. Estamos haciendo en menos de un mes lo que un gobierno hace en tres o cuatro meses. Es muy intenso", cuenta el abogado DC.

En entrevista con este medio Orrego detalla que el miércoles partirá con una ceremonia en que asuma la presidencia del Consejo Regional y luego se realizará el acto con 40 a 50 personas para su asunción como gobernador.

¿Y después?

Trabajo altiro. Vamos a partir en terreno, como me gusta. Me eligieron para trabajar con la ciudadanía en la resolución de problemas y eso se ve en terreno, no encerrado en la oficina. Así que vamos a partir el primer día yendo a tres comunas, a reunirnos con alcaldes, con organizaciones y ver temáticas que son importantes para la comunidad.

¿Qué temáticas priorizará en sus primeras decisiones?

Primero, la seguridad. Aún cuando no tenemos control sobre las policías sí podemos coordinar y hacer un plan de prevención. Segundo, vamos a construir una mesa de trabajo regional para apoyar a pymes y generar empleos. Tercero, empezar a hacer un trabajo con la sociedad civil para construir una política regional de cambio climático y medioambiental. Y también quiero proponer la equidad en el acceso a internet.

¿Cómo haría eso?

Tenemos más de 100 barrios en la región que no tienen conectividad y nos hemos propuesto hacer una fuerza de tarea con distintos actores locales, comunitarios, de la industria, del Gobierno, para que ojalá de aquí a final de año podamos tener varios de estos barrios resueltos. Queremos que en nuestra región, y ojalá en Chile, el acceso a internet de buena calidad sea un servicio de utilidad pública básico. Este tema de equidad junto a los otros mencionados yo creo que podemos avanzar en los primeros 100 días de trabajo.

¿Con las atribuciones actuales del cargo lo puede hacer?

Siempre van a faltar atribuciones, pero esos los vamos a ir pidiendo con el tiempo. No voy a andar gobernando con un manual de lo que la ley dice que puedo o no puedo hacer. Voy a convocar a la ciudadanía y otros entes públicos y privados a que resolvamos los problemas de la gente.

¿Piensa pedir competencias para tener más atribuciones?

De los servicios públicos que nos gustaría (controlar) los principales son el Serviu y el Parque Metropolitano. Con esos instrumentos uno hace ciudad, espacios públicos y viviendas. También pedir la Seremía de Medio Ambiente, para construir el plan regional de cambio climático. Además pedir distintas entidades de transporte, partiendo por Sectra y la UOCT, y vamos a evaluar el traer (el control) del Transantiago para gestionarlo desde la región.

¿Y qué se hará respecto al combate a la pandemia?

Aunque no tenemos atribución directa, todo lo que podamos hacer para ayudar a la vacunación, trazabilidad y contención de contagios lo vamos a hacer. Me reuniré con los 52 alcaldes y visitaré las comunas para hacer un levantamiento de los principales problemas. En campaña detecté que habían muchos municipios, como El Bosque, que estaban en condiciones de vacunar más rápido si tuvieran dosis los domingos. Uno de los problemas que ha tenido este Gobierno es que le cuesta escuchar y trabajar con el mundo municipal, y yo espero como gobernador ser un facilitador de esa coordinación.

Mirando a más largo plazo, en los objetivos que Orrego apunta a dejar para la ciudad figura el Mapocho Pedaleable y el proyecto Nueva Alameda-Providencia, iniciativa para reformar 12 kilómetros del eje vial con obras como convertir la Plaza Italia en explanada. La idea la impulsó como intendente pero se estancó cuando dejó el puesto.

"El Gobierno los paralizó cuando estaban muy avanzado. Son proyectos de ciudad y pensamos retomarlos y reimpulsarlos en nuestra gestión", prometió.

"Improvisaciones"

Cuando asuma, Orrego no volverá al emblemático edificio que lo albergó como intendente en Moneda con Morandé, pues el recinto se entregará al delegado presidencial, algo que se busca cambiar con una ley aún en trámite.

¿Dónde estará su despacho?

A nosotros nos dieron una oficina en un edificio de calle Bandera. Es incomprensible que el Gobierno se resista a reconocer que la máxima autoridad regional ya no es el exintendente y nuevo delegado, sino que la persona elegida por la ciudadanía. No sé qué hubieran pensado los chilenos si después de la dictadura al Presidente de la República no lo mandan a La Moneda. Ahora está pasando lo mismo. Es un tema simbólico.

¿Hay otras diferencias que le preocupen?

Hay varios temas que están entorpeciendo. A días de asumir se redujo el presupuesto para contratar equipo a los gobernadores. También está lo de los comités de emergencia, que dependen del Ministro del Interior y que no contemplan al gobernador. O sea si hay un terremoto o corte de agua en Santiago se van a juntar todas las entidades sin el gobernador. Lamentablemente la improvisación del Gobierno y la falta de valorización de la importancia que tiene este nuevo cargo va a hacer que vamos a partir en conflicto con el Gobierno.

En ese escenario ¿cómo va a poder influir en las decisiones que vengan del Gobierno?

Yo espero que los ministerios entiendan que vamos a tener que coordinarnos para que las inversiones que hacen vayan en la línea correcta. No quiero entrar a pelear con el Gobierno de turno, yo quiero que hagamos ciudad. Y para eso es importante que el Gobierno entienda que ya no se mandan solos. Hay un gobernador regional con el cual hay que coordinarse y al cual hay que respetar.

Ese clima podría dificultar su gestión como gobernador

Yo voy a manifestar las diferencias con el Gobierno, pero a mí me eligieron para gobernar, no para quejarme. Vamos a tener que estar discutiendo en el Parlamento las nuevas leyes, discutiendo con el Gobierno que nos den lo que merecemos, pero al mismo tiempo haciendo el trabajo todos los días. La gente no va a entender que nos dediquemos a pelear, sino que la gente quiere ver a la autoridad en terreno, trabajando.

Más noticias

Más de regiones