• Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
    Abrir en nueva ventana

    Qué son los spinners, los juguetes de moda en los colegios

    F. Carrera, G. Rodrigo

    De estar destinados a niños con problemas de atención y ansiedad, pasaron a ser un gadget masivo no tan querido en las salas de clases.

    Todos los años hay juguetes de moda y los colegios son el caldo de cultivo para pasar la voz sobre ellos. Hoy el juguete que tiene literalmente hipnotizados a los niños es un simple artefacto que gira, llamado spinner.

    Los hay de varios materiales y colores, pero toda la gracia del producto, radica en que es manipulable, pequeño, silencioso y que gira. Además, los hay desde pocos miles de pesos. Originalmente era un pequeño secreto que usaban niños con problemas de atención y ansiedad durante las clases, pero hoy casi todos los pequeños lo tienen o lo quieren.

    Se hizo popular hace algunos meses en Estados Unidos y ya lo es en Chile, donde algunos colegios ya prohíben usarlo en clases, pues debido a su masividad, puede convertirse más en un distractor que en método de mantener tranquilos a los estudiantes más inquietos.

    Pero ¿sirven? ¿ayudan a los escolares?

    La psicóloga Anais Aluicio de la carrera de Terapia Ocupacional de la Universidad San Sebastián, explicó que cualquier elemento que "mantenga o favorezca la atención, efectivamente sirve para la concentración, pero la concentración, igual que cualquier actividad psíquica, se ejercita. O sea, mientras más te mantienes concentrado y más puedes hacer un esfuerzo por apagar o disminuir los estímulos y concentrarte en uno, más facilidades tendrás de hacerlo: mientras más lees, más fácil se te va a hacer".

    Ahora bien, Aluicio reconoce que las personas y especialmente los niños, necesitan actividad, pero que algunos contextos nos exigen estar quietos "y es por eso que algunos adultos no dejan de mover el lápiz en una reunión. Lo hacen porque es mal visto pararse mientras el jefe habla, pero lo quizás es eso lo que necesitan realmente".

    Felipe Vergara, coordinador académico de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, precisó que los spinners “no son un elemento negativo de por sí, pero puesto en el contexto de una sala de clases, sería perjudicial para el proceso de aprendizaje. Y aunque no se ha demostrado que sean un elemento terapéutico, su uso no es perjudicial si se ocupa en un espacio de recreación”.

    En ese sentido, Alucio diferenció entre favorecer la concentración (que se logra con la práctica) y tener algún elemento u actividad que nos ayude a canalizar la energía que se debe dedicar al movimiento, pero que el contexto no nos permite ejecutar. Y ello será con un spinner, un lápiz, bolitas o cualquier otra cosa.

    A su juicio, no se puede hacer una recomendación generalizada sobre los spinners, sino que hay que verlo en el contexto de cada niño en específico. "La psicología educativa apunta a más que hacerle la guerra (a los artefactos ajenos a la clase), se utilice como parte de las actividades de aprendizaje, porque la escuela necesita actualizarse, es como una burbuja. En su momento fueron los celulares. Y claro, si yo estoy jugando mientras la profesora habla, no voy a estar prestando atención y lo más fácil será prohibir el juguete, pero la psicología educativa indica que se incluya como mínimo como recompensa o se deje un espacio para ello, o se vea cómo se incluye en otras habilidades que se querrían potenciar. La guerra de la escuela versus contexto la tiene perdida hace mucho rato".

    Vergara también apuntó al uso de spinners como un problema más de fondo en las aulas. “La pregunta es ¿por qué los niños necesitan constantes estímulos en un lugar que está lleno de ellos, como lo es un colegio o una sala? La idea es que el aula sea innovadora y permita tener la mente dispuesta al proceso de aprendizaje. Este juguete responde entonces a que necesitamos tener la atención en más de un cosa y parece que colocar el foco en la sala de clases no fuera suficiente".

    Y agregó que hay que poner límites en estos casos. "Esto es un llamado de atención para los profesores y padres. No se trata de 'demonizar' el juguete, sino que cada cosa se usa en su respectivo tiempo y lugar”.

    Aluicio apuntó otro tema respecto a los spinners y otras actividades de moda: el del autoestima.

    "Los niños en edad escolar están etapa en que necesitan ser validados y sentirse capaces y cualquier moda que implique una destreza va a tener cabida en el desempeño (...) si hay algo que como niño hago y me valida frente a mis pares y mi cultura, me va a servir en mi construcción de autoestima (...) si soy malo para las matemáticas, para lenguaje y además para cantar, pero tengo un spinner y soy bueno en él, voy a encontrar un lugar entre mis pares. El ser bueno en otras cosas que no sean las notas. Porque el que no es bueno en las notas va a terminar pensando que no es bueno en nada y ahí se pueden generar problemas de autoestima que se pudieran evitar si diéramos cabida a la diversidad en la sala de clases".

    Como una de las medidas que pueden tomar los colegios, Vergara aconsejó que se apliquen reglas al interior de la sala, pero no desde el punto de vista de lo punitivo. "Con esto el desafío es enseñar que existen espacios donde no hay que distraerse. Es una invitación a generar nuevos espacios cuando hay menos estímulos, porque son esos vacíos los que generan el desarrollo de la creatividad para hacer las cosas y eso es válido para cualquier edad”.

    ¿De dónde salió?:

    El Fidget Spinner fue creado por la ingeniera química Catherine Hettinger (60), quien contó a la revista estadounidense Money, que mientras mantuvo la patente del producto (hasta 2004, cuando la perdió por no poder pagar US$ 400), no hizo grandes sumas de dinero y que incluso Hasbro se lo rechazó. ¿Cómo se le ocurrió? lo ideó con el fin de mantener alejados a los niños de los problemas después de ver en un viaje a Israel cómo los niños le tiraban piedras a la policía.

    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    VIDEOS

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más de regiones