Regresar a soychile
  • Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Creo en Ti: la única fundación que apoya a universitarios provenientes de zonas rurales

Radicada en la Región Metropolitana, la ONG ayuda a jóvenes que llegan desde los extremos del país para que terminen sus estudios de educación superior. Dos jóvenes de Temuco son unos de los favorecidos.

A principios de marzo, varios jóvenes deben hacer su maleta y tomar rumbo a Santiago para permanecer ahí hasta diciembre con tal de estudiar alguna carrera técnica o universitaria. Lejos de su familia y sin un apoyo constante, sólo el sueño de ser la primera generación universitaria de su hogar, son varios los que abandonan sus estudios para volver a su pueblo en alguna zona rural del país.

La deserción académica, actualmente bordea un 25 por ciento en Chile. Dentro de las razones para abandonar los estudios se encuentran la falta de orientación, financiamiento y dificultades para entender las materias, mismas razones por las que la Fundación Creo en Ti, se planteó para ayudar a los jóvenes en esas condiciones.

Cabe señalar que dos jóvenes de Temuco son un par de favorecidos de esta fundación. Ambos estudian Medicina Veterinaria en la Región Metropolitana..

Inspirada en Nicolás Fossatti, ex corralero que falleció en 2015, Creo en Ti nace dos años más tarde. Hoy, su principal objetivo es disminuir el porcentaje de deserción académica en estudiantes que llegan desde provincia a Santiago. Ellos reciben ayuda tanto psicológica como académica desde cinco puntos diferentes: apoyo psicológico, tutorías académicas, acompañamiento individual, beca económica y comunidades con sus compañeros de generación. Todo esto, es entregado por parte de profesionales internos y externos a la fundación, dependiendo de la necesidad del becado.

Si bien esta organización nace en torno al rodeo, no todos sus becados participan de esta actividad. El filtro principal está relacionado al lugar del que provienen y a sus necesidades tanto económicas como psicológicas y académicas. Aún así, su relación con el mundo corralero es muy estrecha, ya que constantemente participan de los eventos clasificatorios de dicha actividad para captar socios que apoyen su causa.

Al igual que otras instituciones, la fundación también se vió afectada por la pandemia del coronavirus. Aún así, no abandonaron su labor y, a través del internet, se han mantenido en contacto con sus becados. “Realmente hicimos una adaptación en tiempo récord para ajustarnos a las necesidades de nuestros chicos en cuanto comenzó la contingencia sanitaria”, dice Patricia Boguen, directora de la ONG.

Se alinearon y no pararon, por lo que incluso las comunidades en grupos de 10 personas la

realizaron a través de las aplicaciones móviles. Lo mismo pasó con las tutorías, acompañamientos psicológicos e individuales.

Actualmente son 32 los becados y seis se han titulado de sus carreras. “Estamos muy al debe con los jóvenes del mundo rural, debemos quebrar la barrera con las empresas para alcanzar un presupuesto mucho mayor y recibir a muchos jóvenes que nos esperan”, dice Boguen.

La necesidad de la fundación para tener más socios es realmente importante para así sumar más becados, ya que año a año se suman más generaciones. “Queremos comprometernos con este camino de valientes, con sus sueños, con su transformación desde la decisión que involucra lograr una meta importante en sus vidas”.

Para donaciones y/o información, contactarse al +56979594249 o pboguen@creoentinf.cl.

Tendencia en Facebook

Más noticias

Más en soytemuco.cl