Regresar a soychile
  • Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

Académicos de la Ufro y Fapesp de Brasil trabajarán en la producción de enzima para el tratamiento de la leucemia

La iniciativa se adjudicó en el Concurso de Investigación conjunta entre Chile y Brasil. Contempla una duración de 2 años e involucra ciencia básica, biología celular, molecular e ingeniería genética.

La leucemia linfoblástica aguda, es un tipo de cáncer de la sangre y de la médula ósea, que es el tejido esponjoso ubicado dentro de los huesos, en donde se producen las células sanguíneas. Este es el tipo de cáncer más común en niños, y aunque los tratamientos ofrecen buenas posibilidades de recuperación, también presentan efectos secundarios, tales como, caída del cabello, úlceras bucales, daño hepático e intestinal, entre otros.

Es precisamente, aminorar los efectos secundarios de los tratamientos de la leucemia linfoblástica aguda, el objetivo del proyecto “Chimeric and pegylated L-asparaginase: study of the conditions of expression, production and purification of an innovative anti-leukemic biopharmaceutical with low immunogenic potential”, adjudicado por el Dr. Jorge Farías Avendaño, académico del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de La Frontera, en el concurso impulsado por esa casa de estudios, en conjunto con la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Sao Paulo (Fapesp).

PROTEÍNA

Este proyecto de investigación buscará la producción de una proteína por medio de una enzima recombinante, es decir, se espera generar un producto biológico puro, obtenido mediante la biotecnología, utilizado como droga para el tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda.

El director del proyecto, Dr. Farías, explica que en la investigación se utiliza una levadura que viene a funcionar como una célula fabricadora de estas enzimas recombinantes, las que pueden ser modificadas a través de dos formas: por medio de la nanotecnología, modificando la enzima cuando se produce, o bien, cuando la enzima se está produciendo.

“Nosotros, recubriendo esta enzima, hemos logrado bajar la inmunogenicidad y esto produce que al inyectarse al paciente, éste tenga menos efectos secundarios. Además, este producto tendrá un mayor tiempo de vida media en el organismo, es decir, que los pacientes necesitarán una dosis menor. Por ejemplo, si antes se necesitaba una dosis semanal, ahora puede ser cada 3 meses”, puntualiza su director.

Más noticias

Más en soytemuco.cl