Regresar a soychile
  • Autos - valparaiso
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
    Abrir en nueva ventana

    Nabila Rifo participó en un libro que relata experiencias de abusos contra las mujeres

    Pablo Vanni N.

    Se trata de "Inmortal", libro que será presentado este sábado en Valparaíso. Su autora, Marcela del Sol, contó que el texto relata crudas y reales experiencias sobre la violencia a la mujer. Sobre Nabila dijo que, "quiero demostrar que es una mujer fuerte".

    Marcela del Sol es una escritora en lucha constante: Ella habiendo sido victima de abuso, se lanzó a dar testimonio no solo de su caso, sino el de otras mujeres que por varias razones -vergüenza y miedo – no han querido hablar, hasta ahora.

    Este sábado a las 18:00 en la Vitrina Centex en el Consejo de las Artes y la Cultura, a un costado de la plaza Sotomayor de Valparaíso, será lanzado “InmorTal”, obra que reúne esas experiencias incluyendo la de Nabila Rifo. La escritora habló con SoyValparaíso.cl.

    ¿Qué historias contiene tu libro?

    Es súper importante enfatizar que la violencia se permea de distintas maneras, el libro contiene historias, relatos verídicos con pinceladas de ficción para proteger a los protagonistas, sobre violencia sexual, con un trasfondo ligado a la opresión política, al abuso de poder y la opresión económica. Es un libro que a pesar de ser sobre la violencia y el abuso sexual infantil y adolescente, te demuestra como el sexo ha sido una herramienta de opresión a la mujer, con variantes eclesiásticas y económicas.

    Es un tema vigente el de la revictimización de las mujeres que han sufrido experiencias de abuso, ¿Qué tan difícil es volver a contar estas experiencias y convivir con ellas?

    Esto también parte de mi experiencia personal, yo también sufrí abuso sexual. Entonces, me encontré con la responsabilidad de tener que resencibilizar a la sociedad de cierta manera con respecto a hablar de estos temas, porque creo que el secretismo promueve la violencia contra la mujer. Mientras más queramos barrerlo bajo la alfombra, más vamos a seguir permitiendo que sucedan estas cosas.

    Es bastante terrible, pero lo más traumático es ver como la sociedad arraiga vergüenza a la víctima y no al perpetrador. Si la gente tomara consciencia de lo que realmente es victimizar a alguien, y del dolor que significa, entonces seríamos una sociedad más justa y sana respecto a esto. Escribir este libro es darle una voz a las victimas: darle la oportunidad de levantarse desde ese dolor, de construir algo poderoso, de contribuir para una nueva sociedad.

    ¿Hay un acto de sanación al escribir este libro?

    Absolutamente, yo lamentablemente encuentro historias de violencia sexual de forma recurrente en mi vida diaria, no sólo como escritora, sino como transeúnte de este mundo, es lamentable darte cuenta que no es algo exclusivo de ciertos sectores. Entonces encontrar un lugar común con muchas mujeres, atreverme a hablar, ha sido también un ejercicio de sanación respecto a este dolor que acarreas toda tu vida. Vivir con esto reprimido, bajo el estigma social es re traumatizante, de cierta manera este ejercicio de sanación dice que no estamos solas, nos encontramos y hay alguien que se atreve a hablar.

    Hay escritos de Nabila Rifo en tu libro, ¿Cómo llegaste a ella?

    Me enteré de lo que sucedió estando en Australia, me contacté con su familia y fue mi primer destino llegando a Santiago. Apenas me desocupe viajé a Coyhaique a estar con ella, con su familia, luego ella me visitó acá hace unas semanas. Quiero que la gente deje de glorificar a la victima cuando está caída porque tenemos la necesidad de asistir.

    Quiero plasmar su historia, que si bien no está plasmada en el libro, hay un escrito de presentación que hizo ella. Quiero demostrar que es una mujer fuerte, que su historia debe trascender la inmediatez con la que celebramos en Chile. Me siento privilegiada de ser su amiga, hemos compartido mucho y es una persona admirable, es muy relevante que ella quisiera participar en esto. No necesita ser un icono instantáneo, necesita ser reconocida como muchas mujeres más, y este libro le da trascendencia.

    ¿Cómo te sentiste al enterarte desde Australia que en Chile había ocurrido algo tan terrible con Nabila?

    Tuve bastante rabia. El hecho de que Chile se declare un país en vías de desarrollo, cuando la mujer no tiene un lugar ecuánime en la sociedad, cuando el sistema judicial no tiene una perspectiva de género con respecto a casos como este, lo veo con mucha rabia. Una sociedad que quiere avanzar pero sigue reciclando sistemas políticos y las mismas personas legislando.

    Quiero contribuir de cierta manera a los cambios que son inmensamente necesario en esta sociedad, y de esa manera me enfrento a esto, con un dolor que ahonda más la victimización de la que he sido sujeto, al igual que Nabila. Me causa mucha tristeza el hecho de que tengamos que llegar a caso como el de ella para comenzar a levantar la voz.

    ¿Qué sensación te despierta que tengamos que llegar a tribunales internacionales de Derechos Humanos por esto?

    Me parece irrisorio que un país sea tan soberbio en no comprender que las cosas deben cambiar. Mientras los sistemas de poder no sean modificados vamos a seguir repitiendo los comportamientos misóginos de siempre, algo súper básico: El debate no es sobre la mujer, es sobre la moralidad, es sobre el poder de las iglesias en este país supuestamente laico.

    Está pésimo que la mujer no sea vista como un sujeto de derecho, sino como la administradora de un cuerpo que no le pertenece a ella. Se debate nuestro rol social cuando están en conflicto el papel que nos han dado durante toda la historia.

    Fue aprobada -ya en segundo trámite legislativo- la despenalización del aborto en Chile bajo las tres causales, ¿Que te parece esto?

    Encuentro que es un paso súper positivo hacia el futuro, algo que los países desarrollados ya alcanzaron. Estoy feliz, no obstante pienso que la condicionalidad de la ley igual atropella el derecho completo de la mujer. Que estemos imponiendo causales para que una tenga que recurrir al aborto y además estar proponiendo - como en el caso de Allamand- a organismos como las iglesias para el acompañamiento, los cuales ya vienen con una carga moral contra la mujer, es irrisorio. Avanzamos tres peldaños, pero bajamos cuatro.

    Con tu libro, InmorTal, ¿Cual es el mensaje que le quieres dar a aquellas y aquellos que lo lean?

    Quisiera que todos leyeran este y otros libros que hablan al respecto, que nos informáramos de la realidad que ocurre diariamente. Ahora cuando tú y yo hablamos, alguna niña está siendo violada en alguna calle, en alguna casa, en alguna institución de este país. El libro es bastante chocante por la crudeza de sus testimonios, y tiene imágenes bastante confrontacionales, una obra bien valiente, quisiera que aquellos que proclamamos defender la humanidad lo leyeran. Es un libro para todos, ya no solo se trata de que la victima no se calle, sino de que la sociedad también la acompañe y así avancemos hacia el respeto pleno a la mujer.
    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más en soyvalparaiso.cl