Regresar a soychile
  • Autos - valparaiso
  • Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

Hugo Bustamante: el perfil del doble homicida acusado del crimen de Ámbar Cornejo

Francisca Álvarez / Josefina Piddo

El hombre que fue condenado por asesinar a su pareja y su hijastro de nueve años fue beneficiado por un indulto, y ahora se encuentra detenido y responsabilizado del asesinato de la joven de 16 años, hija de su actual pareja. Cercanos y familiares de la adolescente lo sindicaban como la razón por el que la menor de edad se alejó de la casa de su madre.

El “Asesino del Tambor” son las palabras que resuenan después de escuchar el nombre Hugo Bustamante. Este apodo, que fue otorgado tras el doble homicidio de su entonces pareja e hijastro de nueve años, ha vuelto a surgir tras su detención por el homicidio de Ámbar Cornejo, luego de que el cuerpo de la joven de 16 años apareció en su casa. Este es sólo uno de los ilícitos que rodean al personaje. Un pasado de tráfico de drogas y 10 años en la cárcel por dos condenas de robo con fuerza y hurto, son parte de su historial.

Lee también:

Análisis de trazas de sangre encontradas en casa de la madre de Ámbar podrían estar listos mañana

Lee también:

Vecino de Ámbar: “Me llamó la atención porque la niña venía llorando, miraba hacia atrás como que la estuvieran siguiendo, algo le pasaba”

Luego de matar a Verónica Vásquez y a su hijo, depositandolos en un tambor metálico de 200 litros, Hugo Bustamante vivió algo muy parecido a la fama. Verse beneficiado, tras 11 años de cárcel, con libertad condicional -junto con 787 personas- le otorgó exposición importante: periodistas de todos los medios cubrieron su caso, su nombre se encontraba en las pantallas chilenas e incluso fue parte del programa Mea Culpa, donde se le dedicó una sección para que explicase a miles de personas su visión de los hechos.

Poco después, su rostro desapareció. La llamarada de interés que rondó el indulto se extinguió, transformándose en un fantasma colectivo, una leyenda. Pasaron cuatro años para que Bustamante volviera a entrar en el foco de la noticia, esta vez como un cercano a Ámbar Cornejo, la joven de 16 años desaparecida el pasado 29 de julio en calle Covadonga, en Villa Alemana.

Lee también:

Covadonga: así es el barrio donde se le perdió el rastro a la joven Ámbar en Villa Alemana

No obstante, hay gente que no olvidó su presencia: sus vecinos mantuvieron precauciones. En una conversación con periodistas de El Mercurio en 2016, habitantes de Villa Alemana afirmaron que posterior a su retorno, la rutina del barrio cambió. Es así como los vecinos observaban sus movimientos y actividades, los niños dejaron de salir por miedo y “a las mujeres las van a buscar al colegio, o a sus trabajos”, comentó Ana María, vecina de la localidad.

El extenso historial de Bustamante lo acompañaba donde fuese: 10 años en la cárcel por dos condenas de robo con fuerza y hurto junto a tráfico de drogas y diversos análisis psicológicos y psiquiátricos dan a conocer un poco su personalidad.

Un informe psiquiátrico realizado el 8 de noviembre de 1992 lo cataloga como carente de “autocrítica y conciencia moral. Tiende a la justificación desenfadada. Tiende a manipular y utilizar a las personas y situaciones que se le presenten. Antes de retirarse, al dar por finalizada la entrevista, tiene el descaro de pedir un informe favorable su causa. Tiene una personalidad psicopática antisocial (desalmado)“.

Lee también:

"La libertad es un derecho, no un beneficio": los motivos de la Corte para dejar que la pareja de la mamá de Ámbar terminara su condena fuera de la cárcel

Otro análisis realizado el 5 de junio de 2005 explica que, “respecto a su identidad se aprecia una imagen sobreestimada de sí mismo, mal integrada y poco realista, ya que desconoce los aspectos negativos de sí mismo y está armada sobre una imagen ilusoria”.

Del mismo modo, otro estudio realizado el 11 del mismo mes complementa que Bustamante mantiene “altos montos de impulsos hostiles y sádicos, los cuales en ciertas circunstancias logra controlar y en otras, por el contrario, descarga inmoderadamente”.

En el trabajo periodístico realizado por Rodrigo Fluxá y Arturo Galarce en 2016, Hugo Bustamante reconoce el consumo de drogas desde muy temprana edad. Así, nombra la marihuana, hachís opio, morfina y anfetaminas como ejemplos pero, “a confesión propia, explica que la única que lo ha llenado realmente es la cocaína”.

Es en esa misma fecha, hace cuatro años atrás, que Bustamante le confesaba a los periodistas de El Mercurio que “yo confiaría en alguien como yo. Porque sé lo que quiero. Sé lo que dejé atrás. Yo quiero empezar de cero. Yo quiero que se olviden de mí. Y demostrar con hechos que quiero reinsertarme”.

 

Más noticias

Más en soyvalparaiso.cl